14 de octubre de 2012

Convocatoria de jueves: De libros...



                                                                     El recuerdo que deja un libro  
es más importante que el libro mismo
                                                                                                                                                                          Gustavo Adolfo Bécquer.



Quisiera que me cuenten de aquel primer libro, o de aquel otro que, sin ser el primero, fue el que nos dejó marcados para siempre; el que el tiempo quizás modificó en la memoria, pero continúa siendo "nuestro elegido". 
El olor a papel y a tinta de un libro nuevo, o esos por los que hurgamos entre tiendas de usados buscando marcas, huellas de otros tiempos. 
Aquella narración, los protagonistas que supimos imaginar; ese cuento, que no fue una historia más, sino "la" historia. O por qué no las historias...
Por otra parte les dejo este cuento de Clarice Lispector, Felicidad Clandestina, que nos habla mucho de ese sentimiento que busco invocar, y los espero con sus links el próximo jueves.
No les dejo una foto en particular, sino este epígrafe, porque prefiero optar porque cada uno de ustedes se identifique con la propia. Un abrazo.


Ella era gorda, baja, pecosa y de pelo excesivamente crespo, medio amarillento. Tenía un busto enorme, mientras que todas nosotras todavía eramos chatas. Como si no fuese suficiente, por encima del pecho se llenaba de caramelos los dos bolsillos de la blusa. Pero poseía lo que a cualquier niña devoradora de historietas le habría gustado tener: un padre dueño de una librería.
No lo aprovechaba mucho. Y nosotras todavía menos: incluso para los cumpleaños, en vez de un librito barato por lo menos, nos entregaba una postal de la tienda del padre. Encima siempre era un paisaje de Recife, la ciudad donde vivíamos, con sus puentes más que vistos.
Detrás escribía con letra elaboradísima palabras como "fecha natalicio" y "recuerdos".
Pero qué talento tenía para la crueldad. Mientras haciendo barullo chupaba caramelos, toda ella era pura venganza. Cómo nos debía odiar esa niña a nosotras, que éramos imperdonablemente monas, altas, de cabello libre. Conmigo ejerció su sadismo con una serena ferocidad. En mi ansiedad por leer, yo no me daba cuenta de las humillaciones que me imponía: seguía pidiéndole prestados los libros que a ella no le interesaban.
Hasta que le llegó el día magno de empezar a infligirme una tortura china. Como al pasar, me informó que tenía Las travesuras de Naricita, de Monteiro Lobato.
Era un libro gordo, válgame Dios, era un libro para quedarse a vivir con él, para comer, para dormir con él. Y totalmente por encima de mis posibilidades. Me dijo que si al día siguiente pasaba por la casa de ella me lo prestaría.
Hasta el día siguiente, de alegría, yo estuve transformada en la misma esperanza: no vivía, flotaba lentamente en un mar suave, las olas me transportaban de un lado a otro.
Literalmente corriendo, al día siguiente fui a su casa. No vivía en un apartamento, como yo, sino en una casa. No me hizo pasar. Con la mirada fija en la mía, me dijo que le había prestado el libro a otra niña y que volviera a buscarlo al día siguiente. Boquiabierta, yo me fui despacio, pero al poco rato la esperanza había vuelto a apoderarse de mí por completo y ya caminaba por la calle a saltos, que era mi manera extraña de caminar por las calles de Recife. Esa vez no me caí: me guiaba la promesa del libro, llegaría el día siguiente, los siguientes serían después mi vida entera, me esperaba el amor por el mundo, y no me caí una sola vez.
Pero las cosas no fueron tan sencillas. El plan secreto de la hija del dueño de la librería era sereno y diabólico. Al día siguiente allí estaba yo en la puerta de su casa, con una sonrisa y el corazón palpitante. Todo para oír la tranquila respuesta: que el libro no se hallaba aún en su poder, que volviese al día siguiente. Poco me imaginaba yo que más tarde, en el curso de la vida, el drama del "día siguiente" iba a repetirse para mi corazón palpitante otras veces como aquélla.
Y así seguimos. ¿Cuánto tiempo? Yo iba a su casa todos los días, sin faltar ni uno. A veces ella decía: Pues el libro estuvo conmigo ayer por la tarde, pero como tú no has venido hasta esta mañana se lo presté a otra niña. Y yo, que era propensa a las ojeras, sentía cómo las ojeras se ahondaban bajo mis ojos sorprendidos.
Hasta que un día, cuando yo estaba en la puerta de la casa de ella oyendo silenciosa, humildemente, su negativa, apareció la madre. Debía de extrañarle la presencia muda y cotidiana de esa niña en la puerta de su casa. Nos pidió explicaciones a las dos. Hubo una confusión silenciosa, entrecortado de palabras poco aclaratorias. A la señora le resultaba cada vez más extraño el hecho de no entender. Hasta que, madre buena, entendió al fin. Se volvió hacia la hija y con enorme sorpresa exclamó: ¡Pero si ese libro no ha salido nunca de casa y tú ni siquiera querías leerlo!
Y lo peor para la mujer no era el descubrimiento de lo que pasaba. Debía de ser el horrorizado descubrimiento de la hija que tenía. Nos espiaba en silencio: la potencia de perversidad de su hija desconocida, la niña rubia de pie ante la puerta, exhausta, al viento de las calles de Recife. Fue entonces cuando, recobrándose al fin, firme y serena, le ordenó a su hija:
-Vas a prestar ahora mismo ese libro.
Y a mí:
-Y tú te quedas con el libro todo el tiempo que quieras. ¿Entendido?
Eso era más valioso que si me hubiesen regalado el libro: "el tiempo que quieras" es todo lo que una persona, grande o pequeña, puede tener la osadía de querer.
¿Cómo contar lo que siguió? Yo estaba atontada y fue así como recibí el libro en la mano. Creo que no dije nada. Cogí el libro. No, no partí saltando como siempre. Me fui caminando muy despacio. Sé que sostenía el grueso libro con las dos manos, apretándolo contra el pecho. Poco importa también cuánto tardé en llegar a casa. Tenía el pecho caliente, el corazón pensativo.
Al llegar a casa no empecé a leer. Simulaba que no lo tenía, únicamente para sentir después el sobresalto de tenerlo. Horas más tarde lo abrí, leí unas líneas maravillosas, volví a cerrarlo, me fui a pasear por la casa, lo postergué más aún yendo a comer pan con mantequilla, fingí no saber dónde había guardado el libro, lo encontraba, lo abría por unos instantes. Creaba los obstáculos más falsos para esa cosa clandestina que era la felicidad. Para mí la felicidad siempre habría de ser clandestina. Era como si yo lo presintiera. ¡Cuánto me demoré! Vivía en el aire... había en mí orgullo y pudor. Yo era una reina delicada.
A veces me sentaba en la hamaca para balancearme con el libro abierto en el regazo, sin tocarlo, en un éxtasis purísimo. No era más una niña con un libro: era una mujer con su amante.


Los libros de ellos:

59 comentarios:

Neogéminis dijo...

Bien dicen que más se ama lo que más cuesta conseguir!
Hermoso tema nos has propuesto, Rochie, excelente disparador para el próximo encuentro juevero!
Ya mismo le paso el dato a mi papá que seguramente se pondrá también a pensar su historia.

Un abrazo
=)

Teresa Oteo dijo...

Interesante propuesta, un tema muy bonito; nos leemos el jueves!
Un beso

Sindel dijo...

Excelente propuesta Rochies, y este cuento es una maravilla, lo leí en uno de mis talleres y me gustó muchísimo.
Manos a la obra, un besote.

Tracy dijo...

Haces una propuesta muy interesante y me gustaría participar, te agradecería que me dijeras cómo lo hago.
Espero tu respuesta a este comentario.
De antemano te doy las gracias

Cecy dijo...

Linda historia de la niña a mujer, del libro al amante, del amor por apreciar aquello que tanto costo.

Nos leemos el jueves con tu propuesta.

Un abrazo.

Juan Herrezuelo dijo...

"Los jueves milagro", como decía el título de una película del maestro Luis García Berlanga. Algo de milagroso tienen las historias para quienes disfrutamos de ellas desde niños, al punto, sí, quién sabe, de dejarnos humillar por un libro que deseábamos leer (qué cerca siento el relato de Clarice...). En mi infancia pudo haber sido "La isla del tesoro", cuyo aire salitroso respiré en la cubierta de La Hispaniola... Pero el libro era mío, y después de tantos años aún lo conservo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Interesante, un personaje desperta envidias por algo que no le interesa. Podria escribir algo sobre eso, pero seria ficcion, aun si lo logro. Yo soy un poco ficcion.

Beatriz dijo...

Bien sabes que fuiste tú quien, en uno de esos enmudecimientos de mis palabras, me motivaste a que escribiera aquel relato sobre un libro que aún hoy no sé si lo hube leído, pero sí estoy segura de la inimaginable relación que surgió desde el momento en que acaricié la textura de su tapa. Tal vez por que por primera vez tuve la sensación de pertenencia rozándome la piel.
Ahora después de leer este relato de Clarice, que lo desconocía, entiendo aún más aquel comentario que me dejaste.
Explícame como puedo enlazar mi relato para adherirme a esa "magia de los jueves"- (que sepas que lo de la técnica virtual me supera)

Un beso amiga-

San dijo...

Un bonito tema, libros. Solo leer la convocatoria vino a mi memoria, uno que me impresiono especialmente, no se si por su tamaño o por mi edad.
Llegaré el jueves.
Un beso anfitriona.

bixen dijo...

¡¡DE LUJO!!

Natàlia Tàrraco dijo...

Rochies nos propones un tema apasionante y encima nos regalas un relato muy sugerente sobre el tema.
El libro en sí, objeto de deseo, lo que cuesta obtener se valora más, pero entiendo a esa niña gorda y bajita, en un entorno de niñitas rubias o delgadas, las comparaciones son odiosas.

Besito contento, hasta el jueves.

casss dijo...

ARRIBA EL SUR!!!
Hay que hacerle el aguante, jajaj

El texto: ePSelente, me encantó!

besos desde su querido Montevideo.

Alfredo dijo...

Estaré, no sé si con uno, con dos o con la biblioteca entera, pero estaré.
Alfredo

silvia zappia dijo...

leímos felicidad clandestina en mi taller del jueves último. quién, lector, no fue, alguna vez, protagonista de la historia de clarice (que, por cierto, es autobiográfica)

besos, rochies*

censurasigloXXI dijo...

Ahí estaremos, al pie del cañón!

Un abrazo y un café!

mario gomez garrido dijo...

Yo lo intentaré, si consigo elegir ese libro...

censurasigloXXI dijo...

Ya estoy lista, madrugadora soy!!!

Ahí va un cafelito!

http://censurasigloxxi.blogspot.com.es/2012/10/este-jueves-su-primera-tablilla.html

Gastón Avale dijo...

http://www.gastondavale.com/2012/10/este-jueves-un-relato-libros.html ACÁ DEJO EL LINK PARA PARTICIPAR... ME TOMO EL ATREVIMIENTO DE DEJAR PARA DESPUÉS TU RELATO... ME GUSTA TENER LA LISTA COMPLETA PARA LEERLOS A TODOS DE UN TIRÓN! :D UN BESO CONDUCTORA!

miralunas dijo...

qué buen tema, Rochie!
en un rato vuelvo con mi cartelito.
precioso relato has elegido.

abrazo juevero!

Wendy dijo...

Hola Rochies:
Esta semana me estreno en vuestras lineas jueveras, dejando mi aporte para las mismas, http://eurovisionojosdemujer.blogspot.com/2012/10/este-jueves-un-relato-de-libros.html

Besos a tod@s
Wendy

Natàlia Tàrraco dijo...

Voy por la página...
URL:
http://nataliasenmarti.blogspot.com/
A leer, a leernos, amiga amable Rochie, lo subo el jueves a primera hora.
Besitos y gracias.

Pepe dijo...

Intentaré estar. Nos leeremos el jueves. Creo que es una propuesta muy interesante.
Un abrazo.

Carmen Andújar dijo...

Hola, una buena propuesta, ya he colgado el texto.
http://carmenandujarzorrilla.blogspot.com.es/

José Vte. dijo...

Hola Rochies, estupenda la propuesta que has hecho para este jueves. Aquí va mi aportación:

http://sobremicolina.blogspot.com.es/2012/10/los-jueves-relato-de-libros.html

Un abrazo y feliz jueves

Alfredo Cot dijo...

Rocjitas, dejé mis ladrillos en la ventana.
www.alfredo-laplazadeldiamante.blogspot.com

casss dijo...

http://elbalcondecas.blogspot.com/

Este es mi enlace, casi como un homenaje, Ud.sabrá, y tiene trampa.
La adivina?

besitos y suerte (seguro que mi lista de libros por leer aumentan considerablemente!!!!!)

mario gomez garrido dijo...

El mio también: http://mariogomezgarrido.blogspot.com.es/2012/10/los-jueves-relato-de-libros-y-magnetismo.html

¿Hoy no es miércoles?

Juan Carlos dijo...

Relato colgado:
http://jwancarlos.blogspot.com.es/2012/10/este-jueves-un-libro-alguien-volo-sobre.html
Un abrazo.

Lois y Clark dijo...

los chicos del Daily, también buscamos entre nuestros libros:
http://thedailyplanetbloggers.blogspot.com.es/2012/10/este-jueves-relato-primeras-lecturas.html

Lola Polo dijo...

También, yo quiero participar este jueves. Mi nombre es Lola y mi enlace:

http://mardeconchas.blogspot.com.es/2012/10/los-jueves-un-relato-libros.html

Un abrazo y feliz jueves :)

Lola

Beatriz dijo...

Objetivo conseguido. Va por ti amiga-

Lo "MÍO" ya está en mi ventanita.

Besos

Fabián Madrid dijo...

Ya tengo el relato publicado. Gracias por el trabajo
http://ferliteraria.blogspot.com.es/

Neogéminis dijo...

Rochie, acá te dejo el link de mi papá, Eduardo http://cartasquenofueronenviadas.blogspot.com.ar/2012/10/este-jueves-un-relato-de-los-libros.html
Un abrazo

Tracy dijo...

Este es mi bautizo como juevera
Te dejo mi enlace:

http://tracycorrecaminos.blogspot.com.es/

Maria Liberona dijo...

holaaaa
como están?
yo muy cansada pero ya me he apuntado con mi relato , recién lo acabo de colgar espero les guste

http://luzdemiellll.blogspot.com

Sindel dijo...

Hola Rochies, te dejo mi link

http://palabrasdesindel.blogspot.com.ar/

besitos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Por tercera vez, me sumo a la convocatoria. Espero haber hecho algo digno.
http://eldemiurgodehurlingham.blogspot.com.ar/2012/10/este-jueves-un-relato-de-libros.html

Cecy dijo...

Aquí te dejo mi enlace juevero

http://gotasdelluviasobremipiel.blogspot.com.ar/2012/10/de-libros_18.html


:)

Mar dijo...

Buenos dias, Rochie

Aqui te dejo mi relato sobre libros... La Bitácora

Saludos!

Leonor dijo...

Por fin tuve tiempo y os dejo mi aportación.

http://playadelcastillo.blogspot.com/

Un beso.

San dijo...

Ya publique Rochie, te dejo el enlace. Gracias por tu trabajo.
http://galisan33.blogspot.com.es/

Un abrazo.

Valaf dijo...

Hola, Rochies!

Creo que tengo alguna cosa:

http://earendil-jordi.blogspot.com.es/

Un saludo

RGAlmazán dijo...

Aquí te dejo mi aportación:
http://juntandomisletras.blogspot.com.es/2012/10/de-libros.html

Besos

Neogéminis dijo...

uuuuuuuuff siento que llego tarde, pero estamos en jueves! jaja..es que los compañer@s han estado apurados esta semana y toodos llegaron antes!
Bueno, te dejo el link
http://neogeminis.blogspot.com.ar/2012/10/este-jueves-un-relato-entre-libros.html
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Flin y fido también se suman!
http://flinenlalibretita.blogspot.com.ar/2012/10/179.html

Pepe dijo...

Ya he publicado mi aportación. Puedes recogerla en:
http://desgranandomomentos.blogspot.com
Un abrazo.

Javier F. Noya dijo...

Una tormenta de acontecimientos (muy positivos pero impostergables) me ha vedado la posibilidad responder a tu convocatoria. Aquí dejo algunos vectores de esa historia que me ligó a ese primer amor-libro. Un afecto adolescente sugiriendo a un proyecto de adulto que se perdía leyendo Artaud y por ello mal amante pero entrañable, la soledad estival del horario de almuerzo en un trabajo nuevo, y allí, como entregado por aquellas manos fraternas, la edición de Rayuela de pequeñas letras y Oliveria lavándose los dientes...Besos. Lograste que recordase un momento de mucha felicidad: descubrí cabalmente a Cortázar y ya no fui el mismo.

*L* dijo...

Aquí dejo mi aportación:

http://otroladodeldado.blogspot.com.es/2012/10/jueves-de-relato-de-libros.html

Me he saltado a la torera la norma sobre hablar del libro que más nos marcó. :/ Pero lo he hecho por una causa. Ya lo verás.

;)

Besos, Rochies.


Pd.: no puedo seguir tu blog. No encuentro por ningún lado el cuadro de seguidores. :S

*L* dijo...

GRACIAS por tu comentario. :D

Rochies, seguro que sí que tienes botón de seguidores. Sólo has de ir a "DISEÑO" y buscar en la barra lateral "AÑADIR GADGET". Pulsas y, entre todas las posibilidades que te da, está "SEGUIDORES" (en la novena posición). La seleccionas, eliges si cambiar o no el encabezamiento, el color, etc., luego lo mueves hasta la posición que desees dentro de tu lateral (o incluso arriba o abajo del blog) y listo!!!

:)

Si te da problemas o te surgen dudas, aquí estoy para resolvértelas (siempre que conozca alguna posible solución, claro ^_^). Mi e-mail está en el perfil. ;)

Besossssssss.

*L* dijo...

Avísame cuando lo consigas, porfaaaaaa. Que no veas lo despistada que soy y a lo mejor ni me entero, jajaja...

xD

(En serio que soy suuuper-despistada. Uyyyy, si yo te contara ^_^)

+++Besos.

Lupe dijo...

Hola, Rochies.

Acabo de publicar mi participación en este jueves.

Gracias por tu trabajo y el tiempo que nos has dedicado esta semana.

Un abrazo

Lupe

http://blogdemaat.blogspot.com.es/

miralunas dijo...

Rochies, aquí estoy!
con mi cartelito:
http://miralunas.blogspot.com.ar

un abrazo!

Matices dijo...

Buenas y tardes, muy tardes... ya lo sé, pero como siempre admiten rezagados, os echo de menos y el tema me parece muy especial... quería hacer mi aportación. Te dejo mi enlace
Besos!!!

http://maticesdecolores.blogspot.com.es/2012/10/este-jueves-relato-libros.html

El poeta dijo...

En mi caso no elijo el primer libro sino aquél que fue el que considero que me marcó profundamente y el que me generó, o engendró las consecuencias que hoy en día, de algún modo, persisten.
Obviamente no es una narración o relato, mi camino está más guiada por la poesía que por cualquier otra cosa.
Mi elegido es: "Las flores del mal", de Charles Baudelaire, de la editorial Gradifco y traducción de Sergio Albano, la edición no es gran cosa. Según el libro, se terminó de imprimir en junio de 2006, por lo tanto tenía 21, pero tengo la sensación de que fue mucho antes, en fin. Lo que sí recuerdo es que lo encontré en el Parque Rivadavia, en esa época era uno de mis lugares en que solía merodear, más que nada buscando música, buscando esos tesoros que en ningún otro lado existían. Y tropecé con ese libro, siempre digo que de alguna forma el libro me encontró a mí. Lo que no puedo explicar son los por qué terminé comprando un libro usado de poesía, que hasta ese momento la poesía para mi era lo poco que había visto en la escuela, recuerdos nada trascendentes. Pero seguramente algo me atrajo en ese momento, más impulsado por la curiosidad que otra cosa. Sin dudas terminé fascinado, totalmente, ese libro me permitió descubrir que la poesía también era otra cosa más que las palabras pomposas. Y gracias a este libro y autor, empecé a investigar más, quienes lo influenciaron a quienes influenció. Sin dudas un antes y un después, aunque sienta que aquello que en ese momento me pegó, hoy de alguna manera me fui desligando, pienso que para bien. Pero siempre perdura mi admiración y reconocimiento más allá de todo.

ibso dijo...

Muy buena propuesta la de este jueves, Rochies. La frase de Bécquer me inspiró para mi entrada, muchas gracias por ello.
Y como siempre tarde, aquí te dejo el enlace a mi texto (que no relato):
http://caminoautopia.blogspot.com.es/2012/10/los-jueves-relato-de-libros-el-imperio.html
Un abrazo

Anónimo dijo...

EL PRIMER LIBRO QUE LEÍ SE LLAMA, PORQUE AÚN SIGUE ESTANDO EN LA BIBLIOTECA DE MI CASA, HISTORIA DE UN AMOR EXAGERADO. PRECIOSO CUENTO PARA CHICOS QUE HABLA DE UN GRAN AMOR ENTRE SANTIAGO Y TERESITA YOON, Y DE COMO VA SUCEDIENDO A PESAR DE LA DISTANCIA

BESOS

LUCIANA

MAGAH dijo...

Esa felicidad clandestina, tantas veces por temor a que nos sea arrebatada.
Preciosa siempre Clarice.

Besos Rochie

Toni dijo...

Hola Rochies, te dejo el enlace a mi relato sobre el tema, inagotable, que has elegido para este jueves (ya viernes). Gracias por ocuparte de él.
Un abrazo.
http://buscandolascoordenadas.blogspot.com.es/2012/10/de-libros-relato-del-jueves.html

Gastón Avale dijo...

Tarde pero me encantó... Que buena forma de pelear por lo que uno ama... Y nunca una mejor forma de conseguirlo! Un beso y perdón por la tardanza...

 
design by suckmylolly.com.